Trabajamos diferentes formas de plasmar LA FECHA

El tema de “La Hora” suele venir precedido por un pequeño apartado dedicado a la organización de los 365 días que la Tierra tarda en dar la vuelta alrededor del Sol y a su estructuración en semanas y meses. Así que, también hemos estado trabajando las diferentes formas en que reflejamos la medida del tiempo, a La Fecha.

ACTIVIDAD: Transformamos la fecha reflejada con palabras en números, y viceversa. Los primeros días recurrimos a una “chuleta” en la pizarra ya que, visualizando la correspondencia mes-número, resulta más sencillo retenerlo y dominarlo.

Además de fechas aleatorias, utilizamos también las de los cumpleaños de distintos miembros de la familia porque el “universo cumpleaños” resulta siempre un recurso tremendamente motivador.

Trabajamos diferentes formas de plasmar La Fecha

 

El de la fecha es un tema relativamente sencillo (una vez memorizados los meses del año, claro está) y quizás el único punto complejo sea el identificar y diferenciar los meses con 31 días de aquellos con 30. Para ello le he enseñado a Antón un truco muy sencillo que yo, con todos mis años, sigo utilizando porque hay un par de meses que siempre me generan dudas.

El truco del nudillo consiste en cerrar el puño e ir señalando los nudillos y los espacios que quedan entre ellos, a la vez que vamos enumerando los doce meses. Aquellos meses que coincidan sobre un nudillo corresponden a los que cuentan con 31 días, mientras que los que se señalan en los surcos son los de 30 (exceptuando febrero, claro).

Creo que resulta un truco mucho más sencillo que memorizar el refrán al que recurren algunos libros de texto: “Treinta días trae noviembre, con abril, junio y septiembre. De veintiocho sólo hay uno, y los demás, treinta y uno“.

Truco para diferenciar los meses de 30 y 31 días

 

Regla para saber los meses del año utilizando los nudillos de las manos

Actividades para estudiar LA HORA

Casi todos los cursos de Primaria incluyen un tema en la asignatura de Matemáticas dedicada a la lectura de la hora. Lo que varía de un curso a otro es el incremento de dificultad progresivo. Y debo decir que yo, particularmente, temo este momento del curso. Las dificultades principales de mi hijo residen en las matemáticas, en las cuestiones abstractas, y la forma en que hemos estructurado las 24 horas del día, resulta enormemente compleja. Quizás los adultos no seamos del todo conscientes porque es un recurso imprescindible y utilizado a diario. Lo hemos integrado en nuestras vidas de tal manera, que no somos capaces de percibir su complejidad. Hasta que nos toca enseñárselo a nuestros enanos… Los pobres se han pasado los últimos años intentado asimilar el sistema decimal y, cuando por fin lo consiguen, les lanzamos a este otro (el relacionado con la hora) que les despista por completo porque no tiene correspondencia alguna con el anterior.

Evidentemente, lo aconsejable sería que fueran dominándolo de forma progresiva y no en los 15 días que le asigna la programación: relacionándolo con sus costumbres y rutinas diarias, comenzando por las horas en punto, para seguir después con las medias y los cuartos, y no abordar el resto (“y”/“menos”) hasta tener esos conceptos completamente dominados.

Para trabajar este tema hemos fabricado un reloj que Antón pudiera manipular con cierta facilidad, dadas sus dificultades motrices. Hemos reutilizado la bandeja de cartón en el que la abuela nos mandó su último bizcocho (lamento esas manchas tan poco estéticas pero siempre es mejor reutilizar que malgastar) y sobre él hemos colocado pistas impresas para facilitar visualmente la comprensión de la forma en que está dividida esa unidad de medida del tiempo que denominamos HORA. Hemos transformado un par de piezas Lego en las manecillas de nuestro reloj que, al no estar ancladas, facilitan su manipulación. La roja indica las horas y la azul los minutos.

Para confeccionar el reloj me he inspirado en ideas extraídas de estos dos enlaces:

Gramer Dersleri- ¿Qué hora es? 

“Tell the time” clock – Free Printable

El primero es un espacio que ofrece recursos destinados a estudiantes de español. El segundo enlace incluye plantillas para relojes muy chulas y prácticas, el problema es que está en inglés y no tengo suficiente habilidad para modificarlas ni para crear unas nuevas imitando este modelo. Si alguien es capaz de hacerlo, se agradecería que lo compartiera 🙂

Recursos para enseñar la hora a los niños

ACTIVIDAD: Yo expreso en voz alta una hora y él la señala en el reloj. Una vez conseguida cierta soltura, hemos ideado una variante de este ejercicio que consiste en que yo escribo un listado con diferentes horas y él las vas reflejando en el reloj. A continuación, dispara una foto para que las podamos corregir posteriormente.

Esta idea tiene dos objetivos: Intentar hacer la actividad lúdica (1) y que Antón pueda trabajar de forma independiente (2), de forma que no me obligue a mí a estar a su lado indicándole la hora que debe componer.

Estamos trabajando desde el curso pasado para que sea lo más autónomo posible a la hora de estudiar y hacer los deberes, procurando que haga solo aquellos ejercicios/tareas en los que no necesita ayuda. Creo que una parte fundamental del progreso académico reside en que los niños aprendan a trabajar solos y a solas. Es al menos lo que me ha enseñado mi propia experiencia, dando clases particulares a niños en mis años universitarios y como madre, después.

Durante todo el primer curso de Educación Primaria y parte del segundo, tuve que luchar a diario con mi hija mayor para que hiciese los deberes en la mesa de su habitación y sola, limitando nuestra presencia a cuando no entendía algo o se quedaba atascada en alguna tarea. Lloró a diario, protestó y se resistió durante meses pero finalmente lo conseguimos. De hecho, apenas me enteré de los contenidos de la programación de cada curso en los restantes cursos de Primaria.

Al contrario que con Antón, que casi se puede decir que he memorizado temarios y contenidos curriculares. En el caso de mi hijo pequeño, y por sus características, el proceso vivido con su hermana se está alargando más, pero no hemos renunciado a que consiga trabajar también solo y a solas. Lo vamos logrando poco a poco, en las Lenguas (castellano y gallego) es casi completamente autónomo. En Matemáticas, sin embargo, va a resultar más complicado lograrlo.

Es, por tanto, este segundo objetivo (2) el que me llevó a idear el ejercicio descrito para trabajar la hora: para comprobar que indicaba correctamente la hora que se le pedía, debería sacar fotos que nos servirían para corregir el ejercicio juntos y una vez finalizado. Le divirtió enormemente esta dinámica y acabo diciendo que le encantaba estudiar el tema de la hora y que era “superfácil” (es un optimista nato 😉

Recursos para enseñar la hora a los niños

Recursos para enseñar la hora a los niños

Una vez señalada la hora, el niño realiza una fotografía que nos servirá para corregir el ejercicio posteriormente

Recursos para enseñar la hora a los niños

Aunque el temario de este curso obligaba también a estudiar la hora digital, yo he preferido ignorarlo y dejarlo para más adelante, cuando ya tenga asentado el sistema analógico, para no liarle más de lo necesario. Evidentemente y si lo miramos de forma objetiva, resulta mucho más fácil la hora digital pero he preferido empezar por este otro y afianzarlo porque es el que está más extendido, el que todos utilizamos. Nadie dice “son las once cuarenta y cinco”, sino las “doce menos cuarto”. Introducirle ambos sistemas a la vez no me parece pedagógico, y debo decir que no me lo parece tan sólo para él por sus características, sino para el conjunto del alumnado de esta edad. Sinceramente, no sé en qué piensan los técnicos encargados de elaborar los planes de estudios.

Enlaces relacionados:

– He creado un tablero en Pinterest donde he recogido los recursos que he ido encontrando sobre este tema. Este es el enlace: LA HORA

– Aplicación para aprender a leer La Hora reseñada en Cappaces: Dime la hora

Dime la hora: juego interactivo para aprender a leer la hora

descarga versión gratuita de esta app

descarga versión gratuita de esta app

Desarrollador: GiggleUp

Idioma: español (entre otros muchos)

Precio: 2,69 €

Categoría: La Hora

Descripción: Esta aplicación permite al niño entender y ejercitar algo tan complejo como es la forma en que medimos el tiempo. Los adultos tenemos tan integrado este sistema, imprescindible en la organización de nuestras rutinas, que no somos conscientes de su complejidad hasta que nos toca aprenderlo en otro idioma, o explicárselo a nuestros hijos porque la programación didáctica de ese curso así lo exige.

La organización temporal es un concepto tremendamente difícil de asimilar. Se trata de un proceso lento y paulatino, que exige que el niño sea capaz de distinguir previamente otras nociones más básicas como: mañana/tarde/noche, antes/ahora/después, ayer/hoy/mañana u otros más complejos como los días de la semana, los meses y los años. La hora es el último escalón dentro de este complejo proceso. No resulta recomendable, por tanto, iniciar en este tema a aquellos niños que todavía no tienen integrados los pasos anteriores.

El aprendizaje de las horas y del resto de unidades de tiempo que le acompañan (medias, cuartos, minutos, segundos), requiere de enorme esfuerzo y atención. La aplicación que hoy analizamos, tiene como objetivo facilitar esta tarea, tanto para quien aprende como para quien enseña.

Los ajustes permiten personalizar el reloj y adaptarlo a los progresos que el niño vaya realizando. Incluye diferentes apartados, entre los que destacan dos que nos resultan especialmente útiles:

–  Configuración del reloj

  • Formato de 12 horas (sin a.m./p.m.)
  • Formato de 12 horas (utiliza a.m./p.m.)
  • Formato de 24 horas

–  Cinco niveles de dificultad

  • Nivel 1: intervalo de una hora
  • Nivel 2: intervalo de 30 minutos
  • Nivel 3: intervalo de 15 minutos
  • Nivel 4: intervalo de 10 minutos
  • Nivel 5: intervalo de 1 minuto

Se pueden, además, ajustar otros factores como: idioma, horario arrastable, estadísticas, etc.

Contamos con ocho modelos diferentes de reloj, cada uno de los cuales se marca objetivos diferenciados:

Reloj de Aprendizaje: la esfera refleja tanto las horas como los minutos a través de números.

Reloj León, Reloj Flor y Reloj de Trenes: la esfera expresa todas las horas a través de números y los minutos aparecen representados por pequeños puntos. Tan sólo varía entre ellos la estética.

Reloj Luna y Reloj Acuario: utiliza la numeración tan sólo para horas 3, 6, 9 y 12, el resto aparecen representadas por marcas o rayas.

Reloj de Engranajes: reloj sin números; las horas 3, 6, 9 y 12 son representadas por círculos y el resto por marcas.

Reloj de las Siete Maravillas: representación de las horas con números romanos.

Que la denominación de los relojes no nos lleve a confusión: resulta más recomendable iniciar al niño través del segundo grupo (León, Flor o Trenes). El Reloj Aprendizaje consta de demasiados detalles que pueden desviar la atención del niño.

La aplicación incluye seis tipos de actividades:

–  Fija el tiempo: Un audio nos pide que fijemos determinada hora en la esfera del reloj.

– ¿Qué hora es?: Debemos trasladar la hora que indica el reloj analógico sobre otro digital.

Jugar: Consiste en fabricar un reloj, disponiendo las diferentes piezas que lo componen (esfera, números, manecilla, minutero y rueda). Podemos elegir entre 9 modelos diferentes.

Haz el Quiz: Entre varios relojes, debemos seleccionar aquél que marca la hora expresada por el audio

¡Detén el reloj!: Las manecillas avanzan por la esfera del reloj al ritmo que hayamos marcado (más lento/lento/medio/rápido/máximo). El juego consiste en apretar un botón rojo de stop cuando marquen una determinada hora.

Aprende el reloj: Exposición teórica de diferentes conceptos relacionados con la medición del tiempo. Algunos se acompañan de demostraciones prácticas interactivas que ayudan a comprender los textos. Capítulos: Fundamentos del reloj, Manecilla del reloj y minutero, Leyendo la hora, AM & PM, La hora del día, Demostración del tiempo pasado, Cómo decir la hora en español.

Utiliza un sistema de recompensa para motivar al niño que le permite obtener peces para su acuario virtual. Dispone de una versión gratuita de prueba que, aunque soportada en inglés, nos ayuda a hacernos una idea del funcionamiento de la aplicación.

Enlaces:

Dime la Hora (versión lite)

Dime la Hora (versión completa, 2,69 €)