Benjamina

En la historia de la evolución humana, los científicos han documentado la existencia de distintas especies de homínidos. Los criterios de arqueólogos, paleontólogos o antropólogos para considerar la “humanidad” de un grupo de primates se basan en cuestiones como la posibilidad de fabricar objetos, dar sepultura a sus muertos, crear expresiones artísticas… Sin embargo, si de mí dependiera, sé sin lugar a dudas cuál sería el criterio que elegiría: el momento en que un grupo de homínidos decide no deshacerse de los congéneres afectados por alguna discapacidad, sino cuidarlos como un miembro natural de esa comunidad.

Benjamina

Benjamina

Esta imagen intenta reconstruir uno de los fósiles hallados en las excavaciones de Atapuerca. Se le ha llamado Benjamina y corresponde a una niña nacida con una grave deformación craneal, que pudo vivir hasta los diez años gracias a los cuidados de su comunidad. Benjamina es el primer ser humano con discapacidad documentado del que cuidó su grupo.

Aún sabiendo que se trata tan sólo de una reconstrucción, el rostro de Benjamina me emociona y enternece. Me hace sentir cuánto de grandioso se encierra tantas veces en el ser humano y me resulta infinitamente más conmovedor que cualquier obra o logro realizados por el hombre. Las pirámides de Egipto, las catedrales del Barroco, la carrera espacial… todo resulta diminuto al lado de esa escena donde imaginamos a este grupo de homínidos, en las condiciones más adversas imaginables y cuando la supervivencia estaba tan comprometida, que fueron capaces de asumir el cuidado y la protección de esta niña.

Este es el rasgo que realmente nos convierte en seres humanos, más allá del fuego, el lenguaje o el caminar erguidos…

Los arqueólogos no encuentran una explicación razonable del por qué este grupo desafió las leyes del darwinismo cuando decidió cuidar de una niña que podía comprometer la supervivencia de la propia comunidad. Yo encuentro una explicación en la propia teoría de Darwin, que no afirmaba que sobreviviera el más fuerte sino el mejor adaptado. Y, en ese sentido, ocuparse de los miembros más frágiles del grupo supuso una forma de adaptación y evolución: significó un modo de impulsar la cooperación y la solidaridad, que han sido los elementos fundamentales para la evolución y pervivencia de nuestra especie.

Es cierto que el ser humano también ha sido quien de crear campos de exterminio, tortura, bombas nucleares… Y a eso sí que no le encuentro explicación. Seguramente en la balanza global esto último pese menos que todo lo bueno que ha sido capaz de crear. De lo contrario puede que ya no siguiéramos aquí.

Hominidos-Benjamina

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s