Apanxonados

Antón regresó hace unos días de un campamento. Iba acongojado. Y no me extraña. Hay que ser muy valiente para irte de casa diez días a convivir con completos desconocidos, cuando tu autoestima está tan lastimada que incluso eres incapaz muchas veces de mirar al camarero en un bar para pedirle la bebida y lo haces a través de tu madre, tu tío o quien tengas a mano de tu confianza.

Lo dejamos allí después de un viaje de casi dos horas en el que no abrió la boca. Seguramente por esa mezcla de angustia, miedo e incertidumbre. El chico que recogimos diez días después no podía ser una persona más feliz y desinhibida 😊

La tarjeta donde los monitores le habían dejado mensajes de despedida me dio ese día ciertas pistas. Él estaba tan triste y tan de bajón porque el campamento había finalizado, que tampoco quiso hablar durante el viaje de vuelta.

“Eres un artista, Antón, jamás olvidaré tu sonrisa. Nos queda pendiente una partida al Catán.” A.

“Muchas gracias por haber sido un acampado tan genial. Nos escribiste un discurso de despedida super bonito y espero estar en el reparto de tu próxima obra.” A.

“Lucha por tus sueños Antón, te quiero ver triunfar.” S.

“Te seguiré fundiendo al virus. Un abrazo grande crack.” H.

“Eres un grande. No cambies.” A.

“Sigue siempre así de alegre y participativo. Nunca te avergüences de nada, porque eres un chico FANTÁSTICO. Gracias por tus sonrisas.” M.

“Antón, persigue tus sueños. Espero verte en la gran pantalla porque el mundo tiene que conocer tu talento. Te quiero.” L.

“El mundo te depara muchas cosas geniales, ve a comértelo entero y sigue con esos juegos de mesa.” R.

“No dejes nunca de brillar. Eres una persona increíble. Gracias por tanto Antón. Ojalá nos volvamos a encontrar y bailar el Moombathon.” L.

“De X para Antón: contigo aprendí más de lo que tú pudieses haber aprendido de nosotros. Eres la caña.” X.

 

Lo sé. Sé que en las tarjetas de despedida, como en las de cumpleaños o las dedicatorias de los libros, sólo se escriben las cosas bonitas. Pero conociendo como conozco a mi hijo, yo sé que esas palabras no pueden ser más sinceras y que están escritas desde el corazón. Porque han podido convivir con él durante diez días, lo que significa que han podido conocerle. Y os aseguro que cualquiera que pudiera y quisiera conocer a Antón, pensaría y sentiría exactamente lo mismo que esas chicas y chicos.

Como estoy igualmente convencida de que lo harían sus profesores, si dispusieran del tiempo necesario para conocerle y entenderle. Y hablo de “entenderle” no sólo en sentido figurado, sino también literal. Porque hablando con Antón una media de una hora en todo el curso (que es para lo que da de sí el sistema en secundaria en el caso de un alumno de sus características), resulta imposible llegar a entender su forma de fonar.

Si quisieran conocerle y dispusieran, además, del tiempo necesario para poder hacerlo, dejarían de ver una etiqueta y acabarían viendo, por fin, al ser humano maravilloso e increíble que está encerrado dentro de esa inseguridad y baja autoestima que provocan una forma no normativa de hablar y moverse.

Seguramente esto aplica también para el resto del alumnado. Y también en sentido inverso: que los alumnos pudiesen conocer a su profesores. Si docentes y alumnos pudiesen disponer del tiempo y el tipo de actividades que permitieran conocerse unos a otros, estoy segura que la práctica de la docencia sería muy distinta. Unos dejarían de ver expedientes académicos y otros señoras y señores que se turnan entrado en clase para explicarles los contenidos que marca el currículo cada curso.

Unos podrían saber que ese niño introvertido, que apenas habla o interactúa en clase, vive el mundo del espectáculo con la misma pasión que otros compañeros el fútbol. Que no sólo odia la comida rápida, sino que es un sibarita de la buena mesa, aunque su peso parezca indicar lo contrario. Descubrirían que a pesar de estar siempre sólo en los recreos, no puede ser un ser más sociable y ávido de compañía. Que tras esa aparente seriedad con la que se le ve por los pasillos, se esconden un ingenio y un sentido del humor extraordinarios.

Al igual que sería también estupendo que el alumnado descubriera que detrás de la profe de Biología no sólo hay una persona de la que depende su aprobado o su suspenso, sino una persona a la que le apasiona la música y que forma parte de un coro de gospel, con la que pueden comentar muchas series que tienen en común y que si hay temporadas en que no es capaz de esbozar una sonrisa en clase, no es porque no le guste enseñarles o estar con ellos, sino porque está pasando por el trance de acompañar a su madre en un desolador proceso de deterioro cognitivo que le resta toda la energía.

La escuela, especialmente en Secundaria que se convierte en un trasiego de personas entrando y saliendo de clase, no da el tiempo, el espacio ni el sosiego necesarios para permitir que convivan seres humanos en las aulas. No deja otro tiempo, espacio y urgencia más que para la convivencia entre examinadores y examinados.

Ojalá podamos repensar esa escuela y construir otra en la que la humanidad sea la columna vertebral del currículo.

*Nota: El título del post es un juego de palabras. El lugar donde se desarrolló el campamento se llama Panxón y apaixonado significa apasionado en gallego, así que los campistas se autodenominaron apanxonados. Y yo, cazapalabras vocacional, me voy a quedar con este maravilloso calificativo para siempre jamás.

Apanxonados: dícese de las personas extraordinarias que quieren y consiguen conocer al ser humano que hay tras “el otro”.