Aplicaciones para aprender las partes del cuerpo en inglés

También nos ha tocado examen de las partes del cuerpo en inglés. Y estas son las apps que hemos utilizado para estudiar este vocabulario:

 

Parts of the Body for Kids

Enlace descarga en iTunes Store

Enlace descarga en iTunes Store

Desarrollador: Zeemish

Idioma: Inglés

Precio: 0,89€

Categoría: Cuerpo Humano / Idiomas

Descripción: El audio que verbaliza las diferentes partes del cuerpo, se acompaña de vistosas y didácticas imágenes que facilitan la memorización del vocabulario (tanto la pronunciación como la escritura). Incluye un divertido test (Quizz) que sirve para reforzar y afianzar la teoría.

 

 

Parts of the Human Body

Enlace a descarga en iTunes Store

Enlace a descarga en iTunes Store

Desarrollador: Mobile Montessori by Rantek

Idioma: Inglés

Precio: 3,59 €

Categoría: Cuerpo Humano / Idiomas

Descripción:

La actividad consta de tres apartados:

– Learn: destinado a aprender los nombres de las distintas partes del cuerpo humano.

– Shape Puzzle: diferentes partes del cuerpo humano aparecen diseminadas por la pantalla y el objetivo del juego es arrastrarlas y ensamblarlas en la figura representada en la tarjeta central.

– Name Puzzle: actividad similar a la anterior, con la diferencia de que ahora debe arrastrarse aquella parte que aparece escrita debajo de la tarjeta.

Aunque su coste es de 3,59€, nosotros la descargamos aprovechando una oferta que lo rebajaba a 0,89 y que debería ser realmente el precio habitual de esta app.

 

 

Kids Anatomy Puzzle

Enlace descarga en iTunes

Enlace descarga en iTunes

Desarrollador: JAH App Development

Idioma: Inglés

Precio: 2,69€ (versión lite gratuita)

Categoría: Cuerpo Humano / Idiomas

Descripción: Diferentes elementos de la anatomía humana aparecen descompuestos. El objetivo de la actividad es recomponer el puzle. Una vez completado, un audio verbaliza el nombre de ese órgano/elemento, al tiempo que se representa en la pantalla la grafía de esa palabra.

Enlaces:

Kids Anatomy Puzzle (versión lite gratuita)

Kids Anatomy Puzzle (versión completa: 2,69€)

 

LinguPinguin Español/Inglés

Descarga version gratuita en iTunes

Descarga version gratuita en iTunes

Desarrollador: Elevision GmbH

Idioma: Español e Inglés

Precio:  1,79€ (versión lite gratuita)

Categoría: Aprendizaje / Idiomas

Descripción: Consta de diferentes áreas temáticas donde se representan diferentes elementos, al tocarlos un audio expresa dichas palabras tanto en inglés como en castellano.

Temas incluidos:

– Animales

– Transporte

– Comida

– Cuerpo

– Granja

– Juguetes

– Naturaleza

– Ropa

– Casa

La versión de prueba gratuita incluye los dos primeros apartados. Si nos interesa el referido a las partes del cuerpo o cualquier otro, debemos realizar un desembolso de 1,79€ que nos dará acceso a la versión completa.

Se incluye un juego que permite hacer un repaso del vocabulario aprendido durante la actividad.

Enlaces:

LinguPinguin Español/Inglés (versión de prueba gratuita)

LinguPinguin Español/Inglés (versión completa: 1,79€)

Vídeo oficial: http://www.lingupinguin.elevision-film.com/

“Érase una vez…el cuerpo humano” en app: How my body works

Enlace a descarta en iTunes Store

Enlace a descarta en iTunes Store

Desarrollador: De Agostini Publishing

Idioma: inglés (principal inconveniente)

Precio: Versión lite gratuita

Compras dentro de la aplicación: 2,69/unidad

Categoría: Conocimiento / Cuerpo Humano

Descripción: La aplicación incluye dos modelos en 3D del cuerpo humano, en su versión femenina o masculina, que nos permiten explorar e investigar el funcionamiento de esta fascinante máquina. Se incluyen vídeos pertenecientes a la serie “Érase una vez… el cuerpo humano“ que se intercalan como información complementaria a cada uno de los temas, subtemas y elementos que hemos seleccionado para analizar.

Resulta una aplicación muy interesante pero tiene el gran inconveniente de que no está desarrollada en español (sólo en inglés) y de que cada uno de los paquetes que incluye ocupa bastante espacio, lo que resulta un inconveniente para quienes disponemos del modelo más sencillo de iPad con 16 GB de almacenamiento (modelo que debería ser más que suficiente para el uso infantil).

La versión gratuita de prueba incluye el sistema sensorial. Debemos desembolsar 2,69€ por cada una del resto de unidades, que se descargan de forma individual e incluyen:

– Sistema locomotor

– Sistema nervioso

– Sistema circulatorio

– Sistema respiratorio

– Sistema digestivo

– Sistemas urinario y linfático

– Sistema reproductivo

Esto hace que el precio total de la aplicación sea totalmente disparatado (casi 20€). Nos ofrece como alternativa a la descarga individual, una opción algo más económica que permite descargar todos los sistemas por 12,99€ (que continúa resultando excesivo). Contamos, de todos modos, con la opción de aprovechar la unidad que se incluye en la versión gratuita, para testar la app y comprobar si encaja en nuestras necesidades.

Otro de los inconvenientes que hemos detectado es que tarda demasiado tiempo en cargar. En definitiva, y para saber si todos estos inconvenientes compensan sus beneficios, lo mejor es que probéis el paquete de prueba.

Enlace a vídeo oficial:

http://www.youtube.com/watch?v=Ne36AKUKWSg&feature=player_embedded

Viaje al cuerpo humano

Enlace a descarga gratuita en iTunes

Enlace a descarga gratuita en iTunes

Desarrollador: Cacaosoft

Idioma: Español

Precio: Gratuita

Categoría: Conocimiento / Cuerpo Humano

Descripción: “Viaje al cuerpo humano” es una aplicación enormemente sencilla. Tanto, que esta simplicidad puede confundirse con inutilidad (al menos en mi caso). Sin embargo, acaba resultando de gran utilidad para hacer un repaso de esos conocimientos teóricos que los niños han ido aprendiendo, de forma más o menos amena, a través de las apps reseñas en las últimas entradas. Podemos emplearlo como una especie de examen virtual.

Disponemos de dos apartados: Huesos y Órganos. Tras seleccionar una de los opciones, la pantalla nos muestra un simpático muñeco donde se reflejan distintos elementos. En la parte superior de la pantalla se dispone una pregunta. Si señalamos correctamente el hueso/órgano que se nos solicita, obtendremos en recompensa unos aplausos enlatados. Si, por el contrario, fallamos, la sanción nos llega en forma de estrepitosa bocina.

Lo mejor, su coste (es una aplicación gratuita) y que apenas ocupa 2 MB en la memoria del iPad (#hastalasnaricesdelasappsquepasande300mb!!)

El cuerpo humano enseñado por Tom

aplicaciones infantiles, el cuerpo humano

Descarga en iTunes App Store

Desarrollador: Chocolapps

Idioma: español, inglés, francés, portugués, alemán, holandés e italiano

Precio:  Gratuita. Compra integrada de versión completa: 1,99€

Categoría: Conocimiento / Cuerpo Humano

Descripción: Los ajustes cuentan con un apartado que permite elegir entre un cuerpo femenino y uno masculino. Una vez realizada la selección, aparece una rueda giratoria debajo de la representación de la figura humana. Aquí podemos seleccionar aquel tema del que nos interese ampliar información. Las explicaciones teóricas se acompañan de elementos interactivos que permiten visualizar en la práctica virtual esa teoría.

Apartados que se incluyen:

El Cuerpo. Subdividido en diferentes elementos que se pueden maximizar para ampliar información: ojos, orejas, nariz, piel y ombligo.

Los Músculos. Subtemas: cuerdas vocales, lengua, músculos, articulaciones y corazón.

El Esqueleto. Subdividido en: dientes, articulaciones, hueso, columna vertebral y esqueleto (cráneo, mandíbula, clavícula, húmero, costillas, cúbito, radio, pelvis, mano, fémur, rótula, tibia y pie).

Los Órganos. Subsecciones: el cerebro, los ojos, los pulmones (aparato respiratorio), el corazón (sistema circulatorio) y el sistema digestivo.

– Reproducción. Explicación teórica de la fecundación. Es la sección menos desarrollada.

– Embarazo: Visualización de las diferentes fases del feto en el interior del útero.

– Crecimiento. Evolución y cambios que experimenta el ser humano a través de las distintas etapas de la vida.

– El sistema inmunitario. Reacción de nuestro organismo ante infecciones y enfermedades.

El diseño de la aplicación permite ampliar o reducir la imagen de las diferentes partes del cuerpo con tan sólo pellizcar o estirar utilizando dos dedos, mover la imagen o ampliar la información a través del icono que representa una “+”.

Cada una de las secciones cuenta, además, con diferentes juegos y elementos interactivos que permiten desde comprobar el funcionamiento de las articulaciones o el funcionamiento del corazón (a través de una prueba de esfuerzo), hasta combatir microbios, recomponer los huesos de un esqueleto o utilizar un ecógrafo o un estetoscopio.

Nos ha gustado mucho esta app por su estructura simple, el lenguaje sencillo y las visualizaciones claras a través de elementos interactivos. Todo ello facilita la comprensión de la teoría y la convierten en una aplicación indicada para niños menores de 10 años.

Uno de los inconvenientes que le encontramos es su peso, ya que ocupa 131 MB. Y es una pega importante porque estamos comprobando que el tamaño de las aplicaciones de la App Store no deja de crecer y eso, para los que tenemos un iPad de 16 GB, supone una enorme limitación y me hace reconsiderar cada vez más qué aplicaciones descargo. Ahora no sólo tengo en cuenta su coste, sino que el tamaño es también una característica que últimamente sopeso mucho.

El tono del audio en español tampoco nos emociona demasiado…

Deberes vs Actividades Extraescolares

Deberes versus Actividades ExtraescolaresYa hemos llegado a 3º de Primaria. La vida nos está cambiando bastante debido a ese empeño del sistema en sobrecargar el temario en el primer curso de cada ciclo (especialmente 1º y 3º), para después convertir el segundo en un repaso del anterior. ¿No sería más sensato y menos estresante para los niños (y padres) repartir esos contenidos entre los dos cursos que componen cada ciclo?

En fin, es lo que toca y en esas estamos…. Sin apenas tiempo para nada, porque la carga de deberes y de cuestiones a analizar, comprender y memorizar ha aumentado notablemente y me niego a que renuncie a las actividades extraescolares. Estoy bastante harta de escuchar y leer acerca de la demonización que se viene realizando sobre las actividades extraescolares. Pocas veces se habla sobre ellas de forma positiva y se insiste en ciertos calificativos y estigmas para definirnos a los padres partidarios de estas actividades complementarias.

No, señores, no aspiramos a convertir a nuestros hijos en Einsteins, Mozarts, Messis o ejecutivos de Inditex. No queremos que sean extraordinarios o que nos saquen de pobres. Simplemente pretendemos cubrir las inmensas carencias del sistema educativo oficial respecto al arte, la música, la danza o el deporte. A cultivar todas esas áreas tanto o más importantes para su formación como personas, como los conocimientos académicos en matemáticas, biología, historia, física o filosofía. No queremos sobrecargar a nuestros hijos. Nuestros hijos están sobrecargados porque el sistema se ha empeñado en que cinco horas lectivas diarias no son suficientes y deben llegar a casa y hacer más de lo mismo durante dos, tres, cuatro o las horas extras que el sistema (a través de algunos docentes) estime necesarias. Resulta absolutamente demencial.

Antón es todavía pequeño y hasta ahora la carga lectiva extraescolar ha sido sensata, pero mucho me temo que tengamos que reproducir la situación por la que transitó su hermana mayor. Cada vez que pienso en todas las horas y energías que le he visto desperdiciar durante estos últimos cursos, me hierve la sangre… Por el contrario, no me arrepiento en absoluto de todas las actividades complementarias en que la hemos inscrito desde los 4 años: pintura, barro, baile (popular y moderno), pandereta, patinaje, fútbol, voleibol, piano, teatro…

Actividades Extraescolares

Gracias a Julio, Miguel, Marta, Sandra, Clara, Ruth, Carmina, Esther, Pedro, Alberto… y el resto de fantásticos monitores/profesores de los que ha disfrutado mi hija en estos años

En algunas actividades ha disfrutado más que en otras pero todas, absolutamente todas, le han servido para aprender, formarse y relacionarse, al tiempo que le han permitido experimentar en diversos mundos hasta conducirle a su actual pasión: el atletismo. Mi hija disfruta con este deporte y ha descubierto un mundo que, seguramente, le pueda ayudar a superar esa difícil prueba que es la adolescencia. Espero (ojalá) que le ayude a tener un aliciente, una pasión en su vida, a ampliar su círculo social a través de entrenamientos, viajes y competiciones, a ser consciente de que debe cuidar su cuerpo y a aspirar a algo más que la llegada del “momento botellón” durante el fin de semana.

Sin embargo, y hasta llegar a dar con esta afición, ha necesitado de un largo recorrido y del contacto con diferentes actividades y disciplinas. Resulta muy triste ver cómo a medida que los niños van creciendo y avanzando cursos, la mayoría de padres sacrifica el deporte, la música, el arte o cualquier otra actividad, a causa de la sobrecarga que sus hijos llevan a casa en forma de deberes.

Sé que las circunstancias de Antón son diferentes a las de su hermana y que su discapacidad sí exige ciertas tareas de refuerzo en casa, dado que los recursos de la escuela pública son muchas veces insuficientes para atenderle con el tiempo y en la forma que necesita. Resulta imposible dedicarle la atención que precisa en un aula donde comparte espacio con otros 23 niños (otra aberración del sistema), cada uno de ellos con sus propias y particulares necesidades, al tiempo que las horas de apoyo se reducen cada curso que pasa. Así que, no nos va a quedar más remedio que trabajar en casa y ampliar la jornada académica pero insisto en que es un caso muy particular. No se debería obligar a la mayoría de los niños a prolongar su jornada académica.

Tampoco es que yo tenga especial prisa en que mi hijo aprenda lo que la programación dicta cada curso. Pero parece que el sistema sí. Y, desgraciadamente, es ese sistema el que moldea nuestra vida social porque, llegados al final de cada ciclo, si el alumno no ha alcanzado los objetivos que se han determinado, se le obliga a repetir curso. Y eso, para cualquier niño, pero más aún para un niño con diversidad funcional, significa destruir todas sus referencias, al separarlo del grupo dentro del cual ha podido lograr una cierta inclusión social.

La alternativa en forma de adaptación curricular también resulta peligrosa, porque ese niño ya es lo bastante diferente a sus compañeros, como para añadir que en clase realice otras actividades y tareas distintas a las del resto o que deba salir continuamente del aula para recibir una atención diferenciada.

La solución sería que el sistema no tuviera tanta prisa y, sobre todo, que los niños recibieran una Educación individualizada que respetara sus características y particularidades. No todos los niños deberían estar realizando las mismas tareas ni al mismo ritmo. El “niño-tipo” NO existe. Ahora mismo, quien no alcanza ese prototipo de alumno se queda atrás. Y quien lo rebasa (y se aburre), también. Es el sistema el que debería adaptarse al niño y no el niño al sistema. Lo único que se consigue por esta vía es que muchos alumnos se queden por el camino.

Todas estas connotaciones negativas del sistema educativo y de los deberes, no repercuten tan sólo en el alumnado condicionado por alguna discapacidad. Estoy convencida de que los deberes generan grandes desigualdades sociales en la escuela. No todos los alumnos pueden recibir en sus casas el apoyo necesario, bien porque sus padres están ausentes trabajando, porque carecen de los recursos culturales necesarios para ayudarles o de medios económicos para pagar a quien lo haga por ellos.

Sin embargo, y a pesar de todas esas circunstancias que rodean a Antón, no quiero sacrificar la felicidad y todo cuanto le aportan las actividades extraescolares. Son su mayor motivación a lo largo del curso. Lo primero que dice al despertarse los martes es: “¡qué bien, hoy tengo teatro!”. Mientras desayunamos los jueves, se emociona al acordarse de que esa tarde Javier le va a enseñar a tocar la batería. La clase de solfeo no le gusta tanto, pero ha asumido que tiene que aprender a leer la música para poder interpretarla. Llegado el fin de semana, no le importa que llueva o truene y la perspectiva de montarse en la piragua y luchar contra las olas de la ría, le convierte en un niño alegre, motivado y feliz. Ninguna de estas actividades le va a ayudar a comprender lo que son las decenas de millar o cómo funciona el aparato excretor, pero el placer y la autoestima que le aportan son infinitas. Y no, no vamos a renunciar a ello…

Actividades Extraescolares

Gracias en nombre de Antón a: Rebeca, Iria, Ramiro, Keke, Sandra, Javier, Lauren, Ricardo, Karin, Jonathan y a todos los monitores/profesores que le quedan por disfrutar

A este afán porque mis hijos encontraran una pasión particular que les sirviera de motor en la vida, se une el horario tan demencial que la escuela pública ha adoptado en algunas comunidades como la nuestra. La jornada continua (de 9:00 a 14:00), además de suponer (a mi entender) una aberración pedagógica, deja a los niños con una larga tarde por delante que suele ocuparse en alguna de estas opciones: televisión, videojuegos y redes sociales. Ojalá el mundo de ahora se pareciera al de antes, porque lo suyo sería que después de comer y descansar un rato, bajaran a jugar a la calle o al descampado como hicimos nosotros. Pero la sociedad que hemos creado exige padres/madres a su lado en el parque y eso, muchas veces y a causa de la incompatibilidad entre horarios laborales y escolares, resulta imposible.

La inclusión social de los niños con diversidad funcional suele ser más compleja fuera que dentro del aula. El “momento patio” evidencia ese fracaso. Como también el entorno del parque. Ha sido mucho más fácil normalizar la vida de mi hijo a través de las actividades extraescolares que jugando en la calle, ya que sus características no le permiten jugar al fútbol, a la pilla-pilla ni subirse solo a los columpios. Las actividades extraescolares, regladas y dirigidas por un adulto, le permiten estar en igualdad de condiciones respecto al resto. Y este es un motivo más para defenderlas.

Yo, desde luego, no encuentro más que beneficios en las extraescolares, mientras que los deberes porque sí y sin sentido, me parecen cada día más perjudiciales. Estoy convencida de que lo único que consiguen es que los niños aborrezcan la escuela, además de matar su curiosidad y anular sus ganas de aprender.

Por cierto, aconsejo leer este artículo para comprobar una vez más que, en cuanto a Educación se refiere, no es necesario inventar la rueda, bastaría con imitar a quienes lo hacen bien: Finlandia destruye 8 soluciones por las que ha optado la educación española

Apps para estudiar la Función de Nutrición y la Función de Relación

Estas dos aplicaciones están orientadas a profundizar en el funcionamiento de El Cuerpo Humano y han sido también creadas por los desarrolladores de El milagro de la vida. Al igual que indicábamos respecto a esta última app, la profusión de información, detalles y complejidad de términos, no la hacen aconsejable para niños menores de 10 años.

Energy for Life

Descarga versión completa en iTunes

Descarga versión completa en iTunes

Desarrollador: Idi Creative

Idioma: Español e Inglés

Precio: 2,69 €. Versión lite gratuita

Categoría: Conocimiento / Cuerpo Humano

Descripción: Si “El milagro de la vida” centraba su atención en la Función de Reproducción, el nuevo objetivo de esta aplicación es el estudio y conocimiento de los sistemas que intervienen en la Función de Nutrición: aparato digestivo, aparato respiratorio y sistema circulatorio. Todos ellos se encargan de aportar a nuestro organismo los nutrientes y sustancias que necesita.

Cada uno de estos sistemas se analiza por separado y se subdividen, a su vez, en diferentes secciones:

  • Aparato digestivo: masticación, deglución, digestión gástrica, digestión intestinal y expulsión.
  • Aparato respiratorio: partes del sistema respiratorio, fases de la respiración, etc.
  • Sistema circulatorio: la sangre, el corazón, la circulación sanguínea, la excreción y el metabolismo.

Enlaces:

Energy for Life (versión lite gratuita)

Energy for Life (version completa, 2,69 €)

 

Experience Life

Descarga en iTunes App Store

Descarga en iTunes App Store

Desarrollador: Idi Creative

Idioma: Español e Inglés

Precio: 2,69 € (no cuenta con versión lite gratuita)

Categoría: Conocimiento / El Cuerpo Humano

Descripción: Aplicación didáctica centrada en la Función de Relación. Se analizan los diferentes elementos de nuestro cuerpo que intervienen en ella: Sentidos, Aparato Locomotor y Cerebro (Sistema Nervioso).

A través de su contenido y explicaciones, el alumno puede entender la forma en que todo cuanto ocurre a nuestro alrededor es captado por uno o varios de nuestros Sentidos (vista, oído, olfato, gusto y tacto), así como el diseño y funcionamiento de los órganos a los que van vinculados; cómo estos se encargan de enviar señales a nuestro Cerebro para que procese la información y dé las órdenes correspondientes al Aparato Locomotor (esqueleto y musculatura) para que ejecute la reacción oportuna tras el procesamiento de dicha información (hablar, comer, andar, sentarse, llorar, etc.)

Proyecto Clics (3): Jugando “a las casitas”

Proyecto Clics (3): Jugando a las casitasMis pobres cervicales se echan a temblar cada vez que el enano hace esta pregunta: “Mamá, ¿me bajas la casita?” Y es que la buena de “la casita” pesa su disfrute en oro…

Antón tiene una hermana mayor y, además de sus pijamas rosas y camisetas interiores con lacitos (únicas prendas aprovechables gracias a la intimidad del hogar), ha heredado también sus juguetes. Ha sido una suerte porque, seguramente y debido a su género, quizás nunca le hubiésemos comprado (o quizás no tantas) muñecas y complementos varios (vestidos, cunas, sillas, biberones mágicos, comiditas, tronas…). Y nunca hubiésemos imaginado que, precisamente por las dificultades motrices derivadas de su discapacidad, el fútbol y aficiones de género similares no podían ser una opción para él. Antón ha disfrutado tanto o más que su hermana jugando a “papás y mamás”, a “médicos”, a “comiditas”, a las “casitas”… El 99% de sus compañeros de juego son niñas y no puedo describir la emoción que experimentan cada vez que llegan a casa y abren el armario de los juguetes de la hermana de Antón.

Así que, Antón y sus chicas pueden disfrutar de la casita que mis amigas regalaron en su día a su hermana cuando nació. ¡Bendita idea! Puedo asegurar que ha sido un regalo mucho más rentable y explotado que las medallitas de oro, las cuberterías de plata y los faldones con lazos.

Esta última vez, no se conformó sólo con reorganizar el mobiliario, sino que me pidió el móvil para sacarle fotos al resultado.

Usa la cámara de fotos que mi móvil saca unas fotos muy malas

No

Pero, ¿no ves que hay muy poca luz y te va a salir todo muy oscuro?

Quiero el móvil

(Mejor no discutir con este cabezota) Hala, aquí tienes… pero luego no te quejes

Media hora después, entro en la habitación y me quedo con la boca abierta. Mi pequeño artista ha encontrado una solución a la falta de luz: ha cogido la lamparita de la mesa y ha estirado el cable todo lo que ha podido hasta colocar el flexo al lado de la casita para iluminarla. En fin que, gracias a su cabezonería, ha descubierto él solito el recurso a los focos (casero en este caso). ¡Tiembla @FelipeAlonsoCom 😉 !

Fotos de Antón en Proyecto Clics: Jugando a las casitas

El milagro de la vida: aplicación educativa sobre el ciclo vital del ser humano

Enlace a versión completa en iTunes

Enlace a versión completa en iTunes

Desarrollador: Idi Creative SL

Idioma: Español e Inglés

Precio: 2,69 €. Versión lite gratuita

Categoría: Conocimiento / Cuerpo Humano

Repaso con Antón el esquema de Conocimiento del Medio correspondiente a Las etapas de la vida: gestación, infancia, adolescencia, madurez y vejez. Hasta ahí bien, mi sorpresa llega cuando se especifica la duración de cada una de ellas y sitúa el inicio de la “Madurez” a partir de los ¡20 años!… ¿¿20 años?? Puede que fuera así en otras épocas e incluso ahora mismo en otras partes del mundo pero, a la mayoría de personas de 20 años que nos rodean, me temo que les queda aún bastante para alcanzar la madurez… Y no es precisamente culpa suya, sino de la forma en que los padres les hemos educado y confundido cariño con consentimiento, y protección con incapacitación.

Debo decir también que nuestro esquema cierra esta etapa en los 70 años, a partir de los cuales sitúa la Vejez. Esto me hace recordar la indignación de mi madre cuando, aún en la sesentena, leía noticias referidas a personas de su edad a las que el periodista de turno calificaba como “anciano/a” (“anciano de 65 años muere atropellado en paso de cebra de la calle tal”). Ponía el grito en el cielo… Prolongada ya oficialmente en los libros la etapa de Madurez, creo que deberían hacer lo propio respecto a la Adolescencia J

Hecho este inciso, pasamos a describir una aplicación que nos ha ayudado a visualizar y profundizar en este tema: “El milagro de la vida”.

Descripción: El contenido narrativo de la aplicación aparece dividido en tres etapas:

Fecundación: descripción del recorrido que deben efectuar los espermatozoides hasta alcanzar el óvulo.

Gestación: se detallan los cambios que experimenta el feto a lo largo de los nueve meses en que permanece en el útero.

Crecimiento: recorrido por las distintas etapas en que se divide la vida de los seres humanos: infancia, adolescencia, madurez y vejez.

Esta “carrera de la vida” se inicia en la etapa de Fecundación donde un mar de espermatozoides aparece moviéndose en el iPad. Si arrastramos el dedo por la pantalla, podremos acompañarles en el camino que deben recorrer hasta su destino final: conseguir alcanzar y fertilizar el óvulo.

Cada uno de los tres ciclos vitales principales en que se divide el esquema de esta aplicación (Fecundación, Gestación y Crecimiento), aparecen a su vez subdivididos en diferentes etapas y salpicados de temas paralelos/transversales donde se profundiza en determinadas cuestiones a través de explicaciones teóricas y elementos interactivos. Fecundación: la gran carrera, espermatozoides, ambiente hostil, óvulo, concepción, implantación; Gestación: gemelos, ecografía, cordón umbilical, latidos, neuronas, nacimiento; Crecimiento: mapa de nacimientos, dientes de leche, evolución psicomotriz, revolución hormonal, funciones de relación, nutrición y reproducción, proceso de envejecimiento, esperanza de vida, etc.

Si queremos ampliar conocimientos sobre alguno de estos temas, podremos hacerlo seleccionando el icono que los enuncia y que nos redirige a otra pantalla. Aquí tenemos la oportunidad de conocer mayores detalles sobre esta subetapa, cuestión o elemento relacionados con dicho ciclo. Estas secciones incluyen, además de detalladas explicaciones, cuadros explicativos, imágenes, gráficos e interacciones. (Ejemplo “La gran carrera”: análisis detallado de las diferentes etapas de la concepción: eyaculación, ovulación, fecundación, segmentación e implantación).

La aplicación se complementa con un juego, “La carrera de la vida”, que consiste en conducir a un pequeño espermatozoide a través del aparato reproductor femenino y ayudarle salvar todos los obstáculos que encuentra a su paso hasta conseguir llegar al óvulo y fecundarlo. Se compone de cinco niveles cuya dificultad va aumentando a medida que avanzamos en el juego.

Valoración: Sin duda es una aplicación muy completa. Esto, sin embargo, puede convertirse en una desventaja para determinadas edades, ya que, dada la complejidad del tema, incluye demasiados datos, terminología compleja y explicaciones detalladas en exceso, lo que complica que los niños más pequeños puedan entender la generalidad del tema.

Todo ello convierte a esta app, a mi entender, en una herramienta más orientada hacia el último ciclo de Primaria (5º y 6º) y primeros cursos de la ESO. O incluso para adultos que, como yo misma, tengan importantes lagunas en esta rama del conocimiento y hayan descubierto ya entrada la madurez su pasión por las ciencias en general, y por la biología en particular. Los alumnos de los primeros cursos de primaria (como es el caso de Antón) pueden beneficiarse de algunas de sus características pero no van a aprovechar todas las posibilidades que la aplicación ofrece.

Echamos, por tanto, en falta que se incluya una sección a mayores enfocada a niños de entre 7-10 años, más simple, con menor profusión de términos científicos y con explicaciones más sencillas, para facilitar la comprensión a este sector del alumnado. Les permitiría tener una idea general del tema, ahorrándoles detalles y términos que quizás los embrollen y confundan un tanto.

Enlaces:

The Miracle of Life (versión Lite gratuita)

The Miracle of Life (versión completa, 2,69 €)

El Cuerpo Humano: aplicación para explicar y entender esta fascinante máquina

aplicación para entender El Cuerpo Humano

Descarga en iTunes App Store

Desarrollador: Tinybop

Idioma: sin audio voz, textos en español, euskera, catalán e inglés (echamos en falta que incluya también gallego 😦 )

Precio: 2,69 €

Categoría: Conocimiento/Cuerpo Humano

Descripción/Valoración: He comprobado que a Antón le cuesta mucho abstraer y necesita visualizar lo que estudia, sean cifras, operaciones aritméticas o los diferentes elementos y funciones del cuerpo humano. Imagino que esta es una necesidad que tienen la mayoría, sino todos los niños, para avanzar en su aprendizaje, pero en el caso de los alumnos con las características de Antón es, sin duda, más acusado. Así que, esta aplicación ha sido genial para nosotros a la hora de estudiar los primeros temas de este trimestre en Conocimiento del Medio relacionados con el Cuerpo Humano.

Estamos estudiando las diferentes funciones (Nutrición, Relación y Reproducción) y los elementos que intervienen en cada una de ellas. Es difícil hacerle comprender qué es y en qué consiste algo que no ve en relación, por ejemplo, al Aparato Respiratorio. Más aún, que pueda entender que introducimos en los pulmones un elemento que se llama oxígeno y que, aunque se encuentre en el exterior y nos rodee, también es invisible a sus ojos. Ni que expulsemos otra especie de entelequia con una denominación imposible: dióxido de carbono.

Es por ello que esta aplicación le ha permitido entender y visualizar toda esta teoría y convertirlo en algo real y casi que palpable. Este vídeo os mostrará cómo, mediante este instrumento, ha conseguido entender a la perfección la función respiratoria y todos los elementos que intervienen en ella.

Seguramente, la evaluación académica no valorará el que Antón entienda este proceso, sino que haya memorizado y sepa escribir correctamente ciertas palabras o expresiones como “dióxido de carbono”, “aparato excretor” o “eliminación de sustancias perjudiciales”. Es una pena que el sistema siga funcionando como funciona…

El resto de posibilidades que incluye esta app resultan igual de fascinantes. Podemos comprender cómo funcionan los diferentes sentidos y entender el papel tan importante que el cerebro desempeña en ellos. Nos permite maximizar la parte correspondiente a la nariz para entender el proceso que interviene en el olfato; seleccionar el ojo y entender cómo visualizamos el mundo a nuestro alrededor, comprobar cómo funcionan sus diferentes elementos con la ayuda de la propia cámara del iPad que proyecta en la parte correspondiente a la retina las imágenes que capta su objetivo, estableciendo así un paralelismo con el funcionamiento del propio ojo humano. En fin, una aplicación fascinante y muy muy recomendable. Con la única desventaja de que no es compatible con el iPad 1, precisamente porque necesita del recurso de la cámara que este primer modelo no incorpora.

Se agradece que, además del castellano, incluya también otras lenguas como catalán o euskera. Es por esto mismo que no entendemos que no incorpore también gallego porque, además de ser de justicia y suponer un agravio comparativo, resulta que este es el idioma en que los niños de Galicia estudian la asignatura. Esperemos que este enorme descuido se corrija en futuras actualizaciones.

De Letras y de Ciencias

Ciencias y LetrasEsta mañana, camino del bus, Antón y yo hemos ido repasando los contenidos del control de Conocimiento del Medio que tenía hoy. Entre ellos, las etapas de la vida: gestación, infancia, adolescencia, madurez y vejez. Pues bien, en las diferentes etapas de mi propia vida, he tenido distintas relaciones con la rama de las ciencias: en la infancia (EGB) odiaba las matemáticas, para pasar a aborrecer las ciencias en general al llegar a la adolescencia (BUP). La causa: una serie encadenada de docentes de estas asignaturas en el instituto que eran tan abominables, como maravillosos aquellos que me impartieron Historia, Literatura o Lengua. Esto, sumado a esa otra abominación de obligar a un alumno a elegir entre ciencias o letras, cuando aún no tiene edad ni criterio para decidir cuestiones mucho más básicas de la vida diaria.

Así que, dadas mis experiencias con los profesores de Ciencias, me decidí por las Letras. Pero no letras a secas, sino letras purísimas. Tanto, que incluían hasta griego. Todo por mantener ecuaciones, derivadas, tablas periódicas, átomos, neutrones y formulaciones lo más alejados de mi persona que fuera posible.

No fue hasta alcanzar la “Madurez”, cuando empecé a ser consciente de lo mucho que, en realidad, me gustan las ciencias. Especialmente la biología. Cuando fui madre y empecé a llevar a mis hijos a ciertos museos relacionados con la ciencia y la tecnología, me encontré como una niña más: parándome a leer cada explicación en paneles y cartelas, a ver todos y cada uno de los vídeos o hacer cola para manipular cada elemento interactivo que encontraba a mi paso. Mamá era siempre la última en salir de la exposición y, tan inmersa estaba en aquel mundo que empezaba a descubrir, con una curiosidad igual de infantil que la de sus propios polluelos, que llegaba a desentenderse de ellos. Menos mal que siempre podían recurrir a su padre, a quien el sistema encaminó y especializó en el sendero contrario: el de las Ciencias.

Como mi intención es evitar que esta experiencia se repita en mis hijos, en nuestra casa nunca se ha hablado de las Humanidades en contraposición a las Ciencias, ni viceversa. Ambas son igual de apasionantes, complementarias y necesarias. Es una pena que nuestro sistema educativo, donde tantas reformas se han sucedido durante los últimos años (a cada cual peor que la anterior), no sea capaz de incorporar esta idea, que es puro sentido común. Seguimos empeñados en especializar y bifurcar el interés por aprender y la curiosidad innata de nuestros niños.

Así que, me encuentro descubriendo, al mismo tiempo que mis hijos, un mundo que por culpa del sistema creía aborrecer. Esta reflexión me ha surgido a raíz del trabajo conjunto que estamos haciendo Antón y yo en las últimas semanas para descubrir juntos todos los entresijos de esa máquina tan fascinante que es el Cuerpo Humano. Por el camino hemos encontrado aplicaciones maravillosas que iremos señalando en las próximas entradas.

El taller del Dr. Panda (La auto-boutique del Dr. Panda)

apps para niños

Enlace descarga en iTunes App Store

Desarrollador: TribePlay

Idioma: sin audio voz

Precio: 1,79 €

Categoría: Ocio/Vehículos

Descripción: Dr. Panda vuelve a acertar con la última aplicación que ha lanzado. No ha defraudado las expectativas de sus fans.

La actividad nos muestra distintos vehículos, diferenciados no por sus marcas, modelos o cilindradas, sino en función de su utilidad, es decir, el aspecto que realmente entusiasman a los niños apasionados de las ruedas como es el caso de mi enano: taxi, coche de policía, ambulancia, autobús escolar, camión de bomberos, etc.

Primero deben pasar por el taller de nuestro polifacético y pluriempleado Dr. Panda para proceder a su revisión. Cada vehículo requiere diferentes labores, tareas o reparaciones: el taxi un buen lavado exterior, el coche-policía repostaje, el autobús escolar una limpieza interior a fondo, para ello cuenta con la ayuda de una aspiradora casi mágica que absorbe incluso bricks o mondas de plátano (¡yo quiero una de esas!). Observación-reflexión de Antón: “en nuestro bus no nos dejan comer…”. Imagino que ahora ya entiende el por qué de esta prohibición.

Además de la tarea concreta que requiere el vehículo, en el taller del Dr. Panda disponemos de diferentes herramientas que permiten tunear y personalizar cada coche: sustituir las ruedas, cambiar su color exterior o adornar el interior con divertidos complementos.

Una vez realizadas las diferentes tareas y reparaciones que requiere cada vehículo, ya están listos para salir a la carretera. Esta aplicación, a diferencia de la inmensa mayoría de apps protagonizadas por vehículos, requiere de una coordinación y destreza mínimas, lo que facilita a los niños con dificultadas motrices la ejecución del juego. Tan sólo requiere que el dedo del niño vaya señalando el camino delante del vehículo. Seguramente, esto tenga mucho que ver con el entusiasmo que ha mostrado Antón por esta app desde el primer día: “Cuánto me gusta, me gusta más que los otros”. Entiéndase por “otros” el resto de aplicaciones del Dr. Panda, lo que ya es mucho decir 🙂

Enlaces a las aplicaciones del Dr. Panda reseñadas en Cappaces:

Dr. Panda Enséñame

El restaurante del Dr. Panda

Salón de belleza del Dr. Panda

El supermercado del Dr. Panda

El jardín del Dr. Panda

La guardería del Dr. Panda

Dr. Panda Hospital: curar a los animales

Especial Dr. Panda

Proyecto Clics (2): El otoño y la muerte

Proyecto ClicsEsta es nuestra segunda (y triste) aportación a Proyecto Clics: El otoño y la muerte

Salimos de casa en dirección al bosque con intención de retratar la nueva estación, el tema propuesto por Proyecto Clics para esta temporada. Camino triste, porque la tristeza se ha apoderado de nuestra familia en los últimos días. Hemos perdido a un ser único y especial a quien no le tocaba marcharse tan pronto.

Antón está confuso y desconcertado. Desgraciadamente, no es la primera vez que ve así a su madre, pero no al tío… Su tío alegre, optimista y divertido. Su tío que le lleva a tomar helados, que le gasta bromas que le divierten y enfadan a partes iguales, con el que graba “harlem-shakes” que nos hacen reír a todos. Su tío es ahora otra persona. Un ser hundido y con el corazón destrozado porque ha perdido a quien era tanto o más que un hermano.

Y aunque intento centrar nuestra conversación en el otoño y en cómo va a reflejarlo en sus fotos, Antón vuelve una y otra vez al tema que ronda en su cabeza durante los últimos días. Me mira y me pregunta:

¿Y por qué inventaron la muerte?

No lo sé, cariño… A lo mejor porque sino no cabríamos todos en el mundo

Pero si hay muchos países…

¿y?… no entiendo

Pues que caben todos

–    ……..

Cuando se mueren todas las personas, ¿nacemos otra vez?

Lo miro atónita. Mi hijo de 8 años, educado en el agnosticismo y a quien nunca se le ha hablado de “cielos” ni “paraísos” para explicar y dar sentido a la desaparición de seres a los que queremos, acaba de formular lo más parecido a la teoría de la reencarnación. Por puro instinto. Porque le resulta difícil aceptar la idea de que simplemente dejemos de existir. ¿Cómo entender y aceptar algo así? ¿Cómo comprender la “no existencia”? ¿y cómo tolerar lo intolerable de no volver a ver a personas tan importantes en nuestras vidas?…

Seguramente, en parte porque en nuestra cultura rehuimos el tema de la muerte, porque evitamos enfrentar a nuestros niños a estas situaciones creyendo ahorrarles así sufrimiento cuando, en realidad, lo que quizás deberíamos hacer sería encarar con ellos una certeza que afecta a nuestras vidas y con la que todos nos vamos a encontrar algún día. Prepararles, cada uno desde sus creencias y sus convicciones, pero con determinación y sin miedo, si es que esto es posible…

Así que, nos olvidamos del bosque y sus hojas, y reconducimos nuestros pasos hacia el cementerio. Al fin y al cabo, pienso, el otoño no deja de ser un poco la estación de la muerte. Quizás porque es en estas fechas cuando la naturaleza empieza a morir para volver a renacer con fuerza en primavera (en la naturaleza sí existe realmente la reencarnación). Y tampoco puede ser casualidad que sea en otoño cuando rindamos homenaje a nuestros muertos, por mucho que en los últimos años nos hayamos empeñado en disfrazar esa fecha con tradiciones importadas.

Hasta siempre, Iván.

Ojalá nunca nunca hubieras sido el protagonista de esta conversación ni la inspiración de esta entrada…

Instrumentos que permiten innovar y motivar mediante la utilización de las TICs

Introducir tecnología en las aulas  no puede consistir tan sólo en sustituir libros por portátiles o cuadernos por tabletas. La utilización de estas herramientas de información y comunicación debe impulsar también una transformación de la metodología y de la forma de alcanzar diferentes objetivos pedagógicos y académicos.

El libro de texto digital no puede limitarse a reproducir la dinámica del libro en papel sobre un formato digital. Es más, quizás debiéramos plantearnos su eliminación o, al menos, promover que se utilice en menor medida. Los libros no pueden seguir siendo la columna vertebral de la enseñanza. Ese papel corresponde al docente que ve minada su libertad, imaginación y vocación por la dictadura que implica la rigidez de temarios y libros de texto.

Deberíamos aprovechar esa multitud de herramientas que se encierran en una tableta: diccionarios, enciclopedias, mapas, cámara de foto y vídeo, grabadora, editor de textos y presentaciones, aplicaciones que permiten componer collages, cómics, libros… Las posibilidades son infinitas,  así que no deberíamos limitar su uso al acto de abrir un libro digital por tal página o utilizar determinada aplicación para reforzar la ortografía, las tablas de multiplicar o los conocimientos de anatomía.

Hace unos meses mi hija me pidió que le ayudara a crear su propio blog. Es una lectora voraz y quería compartir los libros con los que más había disfrutado y que más le habían conmovido. Así nació Ler para dentro. La administración de este espacio y todo lo que implica, quizás le haya restado tiempo para hacer deberes y estudiar, pero lo que ha ganado a cambio es impagable.

Educacion y TICs

lerparadentro.com

No sólo ha sido un incentivo más a su pasión por la lectura, sino que le ha dado la oportunidad de aprender de multitud de temas y sobre la utilización de diferentes herramientas a través de la práctica:

  • Elección del nombre del blog
  • Diseño, contenido y estructura del blog
  • Definición de categorías y etiquetas
  • Manejo de documentación e información (sobre las obras, enlaces a biografías y webs oficiales de los autores)
  • Búsqueda, selección y descarga de imágenes
  • Creación de imágenes propias (manejo de la cámara, de aplicaciones de fotografía, edición de imágenes, etc.)
  • Redacción y revisión de textos, cuidado de la ortografía, edición de textos, práctica de la mecanografía…
  • Aprender los entresijos de la informática más allá del “abrir” y “aceptar”
  • Interacción con sus lectores a través de comentarios, correos y mensajes. Una forma de aprender a relacionarse en la galaxia virtual que les ayudará después a saber cómo moverse por las redes sociales

Educacion y TICs

Con el tiempo, además, no sólo ha dado cabida en el blog a sus lecturas preferidas, sino que también ha explorado otras vías de creación, incluyendo textos propios y aprovechando este espacio como excusa para cultivar y compartir otra de sus pasiones como es la fotografía. Su último proyecto es la publicación de algunos de los cuentos que ha escrito. Está colaborando con un compañero de clase, que es un genio del dibujo, para ilustrarlos. ¿Qué mejor manera de cultivar la creación artística y fomentar el trabajo en equipo?

Con todo lo descrito, ¿cómo no se va a aburrir con los ejercicios de corta y pega manual que significan las actividades de los libros de texto? Es más, me parece un milagro que no se haya rebelado y negado en redondo a dedicar tiempo a estas tareas. Lo acata y hace los deberes de turno sin ganas y con resignación, lo que me plantea enormes dudas acerca de su utilidad y sobre si es realmente una forma eficaz de alcanzar un aprendizaje y asimilar conocimiento. Resulta extraordinariamente aburrido y poco motivador hacer las cosas sin sentido y sin un objetivo claro. Sobre todo si se tiene 12 años y se está rodeada de infinidad de actividades e instrumentos fascinantes y sugerentes.

Saquemos provecho de las tabletas y de las pizarras digitales. Las posibilidades seguramente sean infinitas. Se podría utilizar en el aprendizaje de conocimiento del medio, animando a los alumnos a salir con sus cámaras a retratar la flora de su entorno, buscar información en internet y elaborar una presentación particular sobre el tema. Lo mismo con el patrimonio arquitectónico, etnográfico o cultural del lugar en el que viven. Existen aplicaciones que permiten la creación de collages y composiciones, cuentos ilustrados, cómics y hasta revistas.

Estos dispositivos resultan también herramientas increíbles en cuanto a la enseñanza de lenguas extranjeras. Recuerdo cuando en mi época de EGB nuestra innovadora maestra de inglés nos inscribió en un programa para cartearnos con niños anglosajones. Resultó una experiencia increíble que, sin embargo, requería de enormes dosis de paciencia dado lo prolongado del tiempo que transcurría entre el envío de una misiva y la contestación de mi pen-friend de Cardiff. El correo electrónico y las plataformas de mensajería instantánea posibilitan una inmediatez que constituye el más poderos de los estímulos. Nada mejor para incentivar el aprendizaje de otro idioma que la utilización del instrumento que le da sentido: la comunicación. Y no son pocas las iniciativas que existen en la red que propician el encuentro y la comunicación entre alumnos de diferentes países.

Todo esto no supone más que una pequeña parte de la infinidad de actividades que permiten las TICs. Son, además, actividades dinámicas que convierten el acto de aprender en algo lúdico, emocionante y activo. La letra no entra con sangre, así solo se alcanza el desinterés, la alienación y el aborregamiento. Y nosotros deberíamos aspirar a formar niños despiertos, creativos y, sobre todo, felices.

Enlaces relacionados:

Aplicación de las nuevas tecnologías a la Educación

Enseñar dónde, cómo y con quién

Enseñar dónde, cómo y con quién

IMG_6064Saber dónde. En la anterior entrada reflexionaba acerca de las carencias que tienen muchas veces nuestros niños cuando se colocan frente a la pantalla del ordenador, desmintiendo así ese tópico generado por su definición como “nativos digitales”. Lo cierto es que no saben dónde encontrar la información que precisan, ni distinguir las fuentes fiables de las que no lo son. Lo ilustraba con el ejemplo del esfuerzo que supuso para mi hija localizar una simple poesía por encargo de uno de sus profesores.

Además de las horas de práctica necesarias para aprender a localizar información en la red, sería también necesaria una adecuada orientación por parte del docente, encaminada a enseñar a sus alumnos la forma más efectiva de localizar esa información, así como los criterios de búsqueda y las combinaciones de palabras más eficaces en cada caso.

Cuando se encarga a un alumno buscar en internet un poema (o cualquier otro tipo de documento o información), debería instruírsele previamente sobre cómo hacerlo. O, al menos, aprovechar esa experiencia con posterioridad: se podría utilizar este tipo de actividad no sólo para cultivar la afición a la poesía, sino también para realizar una puesta en común posterior en la clase donde los alumnos compartieran su experiencia en esta búsqueda. Podrían cotejar el tiempo invertido por cada uno, analizar y comparar los términos de búsqueda empleados, para concluir cuál es el mejor camino y el criterio más eficaz para completar con éxito y en el menor tiempo posible el ejercicio.

Me he hecho el firme propósito de reservar algún hueco a lo largo de la semana, para instruir a mi hija sobre el manejo y la búsqueda de información en la red. Se desenvuelve a las mil maravillas en Tuenti o Youtube, dadas las horas invertidas en estas plataformas. Saber buscar en internet información fiable y con la mínima pérdida de tiempo, es una habilidad que también requiere de práctica.

Saber cómo. La falta de criterio y de juicio crítico de los niños no se aplica tan sólo a la búsqueda de información. Hace unos días mi hija descubrió (con cinco años de retraso) la canción Viva la vida de Coldplay. Tanto le entusiasmó, que buscó la partitura en internet para poder tocarla al piano. Esta aventura nos ha costado una infección de virus y troyanos en el PC de consecuencias todavía imprevisibles. Ha servido, sin embargo, para que por fin entienda que no debe teclear nunca en la barra de Google la combinación “descargar” + “gratis”. Es el camino más recto para instalar archivos que acaben cargándose nuestro ordenador.

Los niños y adolescentes no instruidos en el uso adecuado de la tecnología, son extraordinariamente imprudentes. No se puede dar a “aplicar”, “descargar” o “instalar” sin pensárselo dos veces como hacen ellos. Por no hablar de que no saben cómo salir del lío cuando el sistema se colapsa o la interfaz gráfica no responde como debe, a no ser “apagando por las bravas”. Desterremos el falso mito de los “nativos digitales”. Ser un usuario activo de tecnología no garantiza el saber cómo utilizarla sin unos conocimientos básicos previos y una adecuada supervisión.

Cierto es que no se necesita conocer con precisión el funcionamiento de un motor para conducir un coche. Pero sí resulta imprescindible conocer las normas de circulación, distinguir las señales de tráfico, saber cómo revisar la presión de los neumáticos y hasta cómo cambiar una rueda.

Educacion y TICsSaber con quién. Los “inmigrantes digitales” estamos tan preocupados porque nuestros hijos sepan desenvolverse en el mundo virtual, que muchas veces les dejamos acceder a él de forma ilimitada, sin formación, sin guía y sin supervisión.

Existen dos tipos de ciberpadres:

Los despreocupados. Formado por aquellos que no ejercen ningún tipo de vigilancia ni control, amparados en la aparente seguridad física de tener a su hijo a salvo entre las cuatro paredes de su habitación. Hasta que un día se despiertan, entre desconcertados y sorprendidos, por la depresión en que está sumida una hija, a quien en la intimidad de sus cuatro paredes se le ocurrió mandar a su novio una foto en ropa interior que circula ahora por medio instituto, o de un hijo sometido a ciberbullying a través de una red social.

Son muchísimos los epígrafes que se podrían dedicar al desconocimiento o mal uso que los niños y adolescentes hacen de la tecnología y de la red. Sólo intento desbaratar esa idea de que es un mundo en el que saben desenvolverse sin problemas y donde nos llevan una enorme delantera. No es verdad. Y deberíamos interiorizar esto cuanto antes para evitar las consecuencias de ese mundo tan grande como variado, donde hay información, arte, creatividad, amistad… y también riesgos, accidentes y peligros.

Los ciberhistéricos. Este segundo grupo lo constituyen padres convencidos de que hay un pederasta listo para acosar a sus hijos al primer clic que estos ejecuten. De tal modo, que restringen su acceso a internet y apenas sí les dejan consultar el correo electrónico o la web de la escuela. Privan a sus hijos de las inmensas posibilidades del Universo Google.

A la espera de que aparezca una tercera opción más sensata, yo me encuentro moviéndome entre ambas categorías dependiendo del momento, aunque debo reconocer que el pie de la histeria está más anclado que el de la despreocupación. Y, del mismo modo que mi madre me contaba cuanta violación tenía lugar en 10.000 km. a la redonda cuando yo era adolescente y anunciaba mi intención de regresar tarde, me veo ahora a mí misma transmitiendo a mi hija cada noticia que aparece en relación al ciberacoso, al sexting y al grooming.

Cuando creía saber todo sobre este tema, me sorprendieron los nuevos datos que ella misma me aportó a raíz de una charla impartida en su instituto por un equipo especializado de la Guardia Civil. Este tipo de encuentros debería ser obligatorio en las escuelas al menos una vez por semestre. Tanto para los niños como, y sobre todo, para sus padres.

Suelo estar vigilante a los pasos de mis hijos en el ciberespacio. Algunos padres consideran que esto supone una intromisión en su intimidad. Sin embargo, si nos preocupamos por saber con quién se relacionan en el mundo real, a dónde van, cuándo y durante cuánto tiempo, no deberíamos considerar una intrusión en su privacidad el saber de estas circunstancias también en el mundo virtual. Considero que informarme sobre dónde y con quién han estado mis hijos en internet, no equivale a leer su diario. Aunque como nadie me ha formado ni orientado sobre esto, puedo estar perfectamente equivocada. Cada vez que algún aspecto de la educación de mis hijos me plantea alguna duda, suelo remitirme a cómo resolvían mis propios padres situaciones similares. Valoro como adecuada, sensata y justa la forma en que ellos me educaron e intento obrar siempre del mismo modo o, al menos, de forma similar. Sin embargo, ese recurso no me sirve en este campo. Somos nosotros quienes nos vamos a tener que encargar de señalar el camino por primera vez. Y esa idea asusta… y mucho.

Enlaces de interés:

Pantallas amigas

Protégeles

Grupo de Delitos Telemáticos de la Guardia Civil

El blog de Angelucho

Violencia Sexual Digital

Ciberacoso

Sexting

Stop grooming!

ENLACES RELACIONADOS:

Aplicación de las nuevas tecnologías a la Educación

Instrumentos que permiten innovar y motivar mediante la utilización de las TICs

Aplicación de las nuevas tecnologías a la Educación

Educacion y TICs

Educacion y TICs

Competencia digital. Nos vemos constantemente bombardeados con noticias, artículos y estudios de los especialistas más diversos, sobre la necesidad de introducir en la escuela las nuevas tecnologías de la comunicación e información (eso que conocemos con el manido acrónimo de TICs). Pedagogos, científicos, periodistas… todos, absolutamente todos, inciden en la idea de que la sociedad que hemos creado en el siglo XXI, obliga a que los alumnos sepan desenvolverse en el mundo digital.

Y, aunque resulte una obviedad, estas competencias requieren, para empezar, que los niños estén en contacto con este tipo de dispositivos. Esto es algo que debería garantizar la escuela pública, dados los claros desequilibrios sociales que impiden que todos los niños tengan acceso a un ordenador o cuenten con conexión a internet, los dos factores principales para desarrollar esas competencias.

Así que, estamos inmersos en la tarea de llenar las aulas de dispositivos (ordenadores de mesa, portátiles, pantallas digitales, tabletas…) y generalizando el acceso a internet en las escuelas. Ahora bien, la competencia digital no se logra tan sólo poniendo estos instrumentos a disposición del alumno. Si cambiamos las herramientas pero seguimos empleando la misma metodología del pasado, nada cambiará. La metodología actual es la misma que se empleaba cuando estudiaba yo y cuando lo hacían quienes se lo podían permitir en la época de mis abuelos y hasta bisabuelos. Sin embargo, el mundo en que vivimos ya no se parece en nada a aquél.

No se trata simplemente de sustituir los lápices y cuadernos por portátiles o tabletas, y los libros en papel por formatos digitales. El cambio no consiste en esto. La transformación de la educación para adaptarla a la sociedad de la comunicación va mucho más allá. Y ese cambio radical es imposible sin una modificación de la metodología que garantice el aprendizaje, ya que la mera introducción de tecnología en el aula no lo garantiza.  Lo que resulta realmente definitivo es el procesamiento de la información que el alumno realiza. Y para ello es determinante el papel del profesorado.

Educacion y TICs

educacontic.es

La tecnología es un mero instrumento que abre nuevos caminos y permite posibilidades impensables hasta ahora. Garantiza el acceso a la información de forma ágil y cómoda. Sin embargo, es necesario educar a los niños para que adquieran sentido crítico. Orientarles y guiarles para que sepan cómo acceder a esa información.

Juicio crítico. Tenemos la falsa percepción de que los niños van por delante de nosotros en cuanto a su desenvolvimiento en el mundo virtual, pero esta es una verdad a medias. Los niños y adolescentes son auténticos expertos en juegos digitales, saben cómo acceder y descargar los contenidos que les interesan (juegos, música, películas) y se mueven como nadie en las redes sociales. Sin embargo, cuando un niño (e incluso muchos adultos) busca información en internet, se queda con lo primero que Google le muestra, sin valorar la fiabilidad y credibilidad de esa fuente. Y en la red hay tanta información y documentación, como desinformación, mentiras y medias verdades. Es necesario enseñarles a distinguir la información fiable y documentada, de aquella que no lo es.

Es indispensable educar al alumnado en la utilización correcta de los buscadores, así como orientarles hacia sitios, páginas y webs de confianza, que son infinitos en la blogosfera. La red nos da acceso a infinidad de bibliotecas públicas digitales, a bancos de imágenes, diccionarios y enciclopedias, museos virtuales.… Ni siquiera es necesario ya desplegar los viejos mapas polvorientos, ahora podemos asomarnos al mundo a través de Google Earth. Las posibilidades a nuestro alcance son infinitas, pero hay que aprender cómo y a dónde ir. Y esta labor de formación descansa sobre los docentes.

Nuestros niños también desconocen cuáles son los criterios de búsqueda o la combinación de palabras que resulta más apropiada a la hora de encontrar una información concreta. He visto a mi hija desesperarse buscando una poesía en internet, sin éxito y durante casi media hora, para a continuación quedarse perpleja al ver como su madre era capaz de localizarla  en medio minuto y a un golpe de clic.  Debería incluirse entre los objetivos de la escuela, el enseñar a los alumnos la forma más adecuada para localizar la información que les interesa, así como dilucidar cuáles son las palabras o expresiones clave para acceder a ella. Son indispensables, además, muchas horas de práctica para alcanzar esta habilidad. De la misma forma que es imprescindible la realización de cuentas y ejercicios prácticos para adquirir destreza en el cálculo matemático.

La tecnología en si misma no garantiza una mayor motivación e implicación del alumnado. Incentivar y aprovechar esa curiosidad innata que tienen los niños es tarea del profesor. Esta motivación se puede espolear a través del cambio de la metodología didáctica que requiere la utilización de estas nuevas herramientas digitales. Nos abren posibilidades inmensas e increíbles en cuanto a la generación de contenidos. El libro digital no puede consistir tan sólo en un cambio de formato. La mayoría de editoriales denominan así a la reproducción del libro de texto, a una mera maqueta digitalizada de la versión en papel. Esto no es un libro digital.

Las tabletas y los portátiles tampoco deberían reducir su papel a ser meros  “contenedores” de aplicaciones o de libros de texto, sino que deberían utilizarse como herramientas para la creación de material por parte del alumno. Facilitan el acceso rápido a fuentes de  información, ofrecen la posibilidad de hacer fotos, grabar vídeos, audios… Es fabuloso el rendimiento que se le podría sacar a la combinación de estos elementos, si se realizaran buenas actividades con una metodología adecuada.

Educacion y TICsY para ello sería también necesaria una adecuada formación de los docentes que, en la actualidad, carecen de guía sobre cómo integrar estas nuevas tecnologías en la estructura de la clase y el currículo académico. Esta orientación, cuando existe, se limita a una formación meramente técnica, a instruirles sobre qué botones pulsar y no acerca de las infinitas posibilidades pedagógicas que estas herramientas ofrecen. Existen muchos profesores y maestros que están implementando una nueva pedagogía real utilizando las TICs, fruto de su propia iniciativa e impulsada por la vocación, la curiosidad y el deseo de innovar.

Lo que sí resulta incuestionable, aún con la metodología clásica, es la importancia de las nuevas tecnologías para el alumnado con diversidad funcional. A mi hijo le resultaría imposible ejecutar trazos legibles con un lápiz. No puede esperar uno, dos o quince años a mejorar sus habilidades en cuanto a la motricidad fina para aprender escribir, cuando es perfectamente capaz de hacerlo mediante un teclado. Lo importante es aprender a leer y escribir, lo de menos la herramienta empleada. Sin embargo, esto  es algo muy concreto y específico.

Educacion y TICsNo me gusta la educación actual que sigue tratando a todo el conjunto de niños de una clase como un todo homogéneo, con los mismos libros, la misma metodología y los mismos objetivos. Cada niño debería aprender siguiendo su propia evolución madurativa y en función de sus habilidades, inquietudes e intereses. Sin libros de texto, sin programas ni currículos prefijados, sino en función de los intereses y curiosidades que surjan en la clase. Y todo esto es posible con la aplicación de la metodología constructivista y el trabajo por proyectos.

Hoy en día nos estamos volviendo locos introduciendo TICs en las aulas, sin ton ni son. Si Antón pudiera escribir a mano, sería absurdo que hiciera todo lo que se ve obligado a hacer para ejecutar los ejercicios en el mal llamado libro digital de que dispone (y que no deja de ser una maqueta en pdf del libro en papel y resulta una auténtica pesadilla). La revolución digital es otra cosa y no consiste en llenar la aulas de portátiles o iPads. Debería consistir en enseñar a los niños a utilizar esas herramientas.

La educación tal y como se aplica hoy en día no funciona. Prueba de ello es el elevado índice de fracaso escolar que, no sólo no disminuye, sino que no deja de incrementarse curso tras curso. La metodología actual no es efectiva y, muchas veces, aburre o aborrega a los niños. La solución no reside en cambiar los instrumentos (sustitución de libros por tabletas), sino en cambiar la forma en que se enseña. Y no hace falta inventar la rueda, ya está inventada y se llamada metodología constructivista y trabajo por proyectos.

Espero que algún día administración, docentes y familias dejemos de lado nuestros respectivos intereses y podamos alcanzar un consenso para llevar a cabo los cambios que la Escuela Pública precisa, para convertir la Educación en un instrumento real de avance y progreso. Porque, ahora mismo, quienes están en medio y pagando los platos rotos de nuestras discrepancias son los niños. Sin educación nunca alcanzaremos esa sociedad justa y equitativa que lleva soñando la humanidad desde su origen.

Todos iguales en Sistema educativo

ENLACES RELACIONADOS:

Enseñar dónde, cómo y con quién (Seguridad en la red)

Instrumentos que permiten innovar y motivar mediante la utilización de las TICs